.

PÓLIPOS NASALES, MÁS QUE UNA SIMPLE INFLAMACIÓN NASAL

Bertha Sola > Bienestar Viernes 24 de Julio, 2009 > Hora de creación: 00:16> Ultima modificación: 00:16

Si tienes la sensación de no poder respirar de manera normal o tienes mucha mucosidad en la nariz por más que la limpies, pon atención, ya que no solamente se puede deber a una inflamación interna, sino que puede ser una señal de alerta que indica que algo no está bien.

Una inflamación crónica de la nariz generalmente se presenta como consecuencia de enfermedades respiratorias, alergia, contaminación o humo de cigarro; pero, cuando esta inflamación no es tratada por un especialista, aparecen alteraciones en la nariz como pequeñas protuberancias llamados pólipos nasales.

Se le llama pólipos nasales o poliposis nasosinusal a la inflamación que aparece en el área de la mucosa nasal y que ocasiona irritación y acumulación de líquido, formando pequeñas tumoraciones de origen benigno. Esto ocurre casi siempre en las zonas que rodean a los senos paranasales que se localizan en la parte alta del interior de cada fosa de la nariz. Mientras se van desarrollando, estas protuberancias tienen la apariencia de una lágrima, y cuando crecen demasiado se parecen a una uva sin cascarilla. Los pólipos aparecen simultáneamente en ambos conductos de la nariz, nunca en un solo conducto.

La primera manifestación de la presencia de pólipos en la nariz suele ser la sensación de que las fosas se encuentran parcialmente obstruidas o con mucha mucosidad que es imposible eliminar cuando se limpia la nariz. Conforme transcurre el tiempo, aparecen síntomas más específicos como: la dificultad al respirar, frecuentes estornudos, cosquilleo en la nariz, dolor de cabeza, boca seca, sensación de tensión en la cara, pérdida de olfato y alteración en el sonido de la voz. Además, las personas se hacen mucho más susceptibilidad a sufrir catarros e infecciones bacterianas.

Hasta el día de hoy, se desconoce la causa real que los origina. Los especialistas han contribuido el padecimiento por la presencia de alergia, asma, sinusitis o por la complicación de infecciones comunes como la gripe y el resfriado. Otros factores son: las alteraciones anatómicas en las vías respiratorias, ya sea por nacimiento o por algún traumatismo o golpe, también se han asociado con la contaminación ambiental, el fumar, por enfermedad hereditaria que afecta a las glándulas y forman un moco espeso en bronquios y pulmones.

Los pólipos nasales afectan tanto a hombres como a mujeres, aunque es más frecuente en los hombres. La edad más recurrente es entre los 20 y 40 años. En los niños, los pólipos nasales son muy raros que aparezcan. Durante los cambios de las estaciones del año (verano por alergias y en invierno por gripe o sinusitis) ocurre el mayor de los brotes de la enfermedad. Cabe aclarar, que los pólipos, también se pueden presentar en individuos no alérgicos y mayores de 40 años.

Como otras enfermedades, este tipo de padecimiento modifica la calidad de vida de las personas, quienes se irritan fácilmente por la molesta sensación que presentan; también es un impedimento para practicar ejercicio y esfuerzo físico debido a que no se puede respirar adecuada y profundamente.

También hay que destacar el daño secundario que se deriva de respirar por la boca, pues el aire no es filtrado y limpiado e ingresa a una temperatura más baja que cuando lo hace por la nariz, generando irritación en pulmones y garganta.

El doctor René Fierro, miembro de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología, Cirugía Cabeza y Cuello, A.C., comenta sobre esta enfermedad: “La poliposis nasosinusal, es una enfermedad inflamatoria con la formación de tumoraciones que nacen de la misma mucosa de la nariz, relacionada o no con alergia. No existe una causa específica ni una fisiopatología clara; sin embargo, hay factores implicados como infecciosos, alérgicos, traumáticos, químicos, enfermedades metabólicas y factores psicógenos.

En cuanto al tratamiento, este puede ser médico y/o quirúrgico (según el caso) y por tiempo indefinido, ya que esta enfermedad, hasta la fecha, no tiene un remedio definitivo. En el mejor de los casos, se puede controlar a largo plazo. El tratamiento se lleva a cabo en base de esteroides tópicos y sistemáticos, antibióticos y antihistamínicos o en su defecto, recurrir a la cirugía. Desafortunadamente, los pólipos pueden volver a aparecer aún con la cirugía.

Con respecto al tratamiento, este tiene como objetivo diminuir el tamaño de los pólipos, restablecer la respiración normal y el sentido del olfato; así como disminuir la aparición de infecciones y alergias. Por tanto, para erradicar los pólipos es necesario realizar un diagnóstico preciso, que se basa en la observación de las fosas nasales para determinar el tamaño y estado de las protuberancias, se requieren también radiografías y pruebas que identifiquen la presencia de alergias. Existen diferentes grados de pólipos, por tanto, el tratamiento a seguir es específico para cada uno de ellos. En caso extremo, se recurre a una cirugía llamada polipectomía.

Finalmente, los pólipos nasales no muestran peligro alguno para la salud, pero sí requieren de atención médica. La Federación Mexicana de Otorrinolaringología, Cirugía Cabeza y Cuello, A.C., exhorta a la población mexicana, que ante cualquier alteración en la función en la nariz, se acuda a un especialista y eviten automedicarse, ya que las consecuencias pueden ser irreversibles.

http://www.cronica.com.mx/especial.php?id_tema=1146&id_nota=447389

Última modificación :
15 Agosto, 2011 13:32 por: Ing. Omar Mercado..

Calz. México Xochimilco No. 289 Col. Arenal de Guadalupe,C.P.14389 Tel. 59.99.10.00 Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre éste sitio de Internet 

INSTITUTO NACIONAL DE REHABILITACIÓN - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD